Guido López llegó a Porteño en 2009 para integrar la Primera de Futsal, que recién se estaba armando y en ciernes para integrarse en las competencias metropolitanas. Desde el 2012, a instancias de Leo Amaya, se sumó  como director técnico de las categorías infantiles de FAFI; retirado como jugador, en 2015, la subcomisión le propuso hacerse cargo de a coordinación del Futsal. Este es su segundo año en ese rol, y además, entrenador del baby, donde dirige las dos divisiones más grandes del FAFI C.

“El 2009 fue mi primera experiencia en el Futsal; jugué al baby en Jorge Newbery, lugar donde conocí a Leo porque jugábamos juntos cuando éramos muy chiquitos. Después estuve en Kimberley y en Villa Real; más tarde jugué en cancha de 11 en Argentinos Juniors, donde hice las inferiores. Estuve inactivo bastantes años hasta el momento donde algunos chicos que formaban parte de aquella primera, amigos míos, me convencieron de sumarme a Porteño que en ese entonces militaba en la divisional B de la Liga Metropolitana. A partir de allí comenzó una escalada dentro de esa estructura. Conseguimos el ascenso en 2011 ganando la final en Yupanqui; al siguiente estuvimos en la máxima divisional y viajamos a disputar el primer Nacional de Mayores (Nacional A), segundo en importancia dentro de la Metropolitana y nos consagramos campeones. A partir del 2013 pasamos a integrar la División de Honor, que se juega una semana al año en alguna provincia, nucleando a los mejores de Argentina. En 2016, conmigo en la coordinación y no como jugador, se creó la División Elite, un nuevo formato donde Porteño clasificó y se coronó campeón en su primera edición”, relata Guido haciendo un resumen de lo que fue el Futsal estos años en la Primera que integró y actualmente coordina.

Rememora aquellos comienzos cuando arribó a nuestra entidad.

“Probablemente eran entre 30 y 40 chicos jugando Futsal; la actividad creció a través de los años en competitividad primeramente. En 2016 se toma la decisión de crear una segunda tira; inmediatamente nos dimos cuenta que estábamos cortos en cantidad de chicos y encima este año incorporamos una C. Hoy tenemos 150 jugadores fichados, compitiendo: la tira A en la Elite, la B en la divisional C y la C en la divisional D. Esto sin dudas fue parte de un crecimiento que vino por un lado desde los resultados y también por el trabajo de la subcomisión que nos dio más espacios y facilidades para que mayor cantidad de chicos se integren a la actividad”, expresa.

Las tres tiras tienen todas las categorías (menores, cadetes, juveniles) y los mayores divididos en dos equipos (reserva y primera). Denominadas por colores (Azul, Roja y Blanca) tienen su propia Primera. Actualmente la de Elite está puntera, la C y D segundas, lo cual ratifican un notable presente.

“La Primera de Elite ganó el año anterior su primer torneo; salió campeón luego de empatar la final con Sociedad de Munro luego de empatar 4-4 tras ir abajo 0-4, venciendo por penales. Ese encuentro se jugó en el microestadio de Tortuguitas, y eso clasificó al equipo directamente a la División de Honor, que este año se disputará en noviembre en Mendoza. Es uno de los torneos por delante, junto al Sudamericano de Clubes al cual accedimos tras terminar terceros en la de Honor 2016. Se hará a fines de septiembre en Uruguay y concurren equipos de Brasil, Paraguay, Uruguay, Chile y Argentina. Será la primera participación internacional de Porteño, en un certamen donde estarán algunos conjuntos profesionales como Colorados de Brasil y Simón Bolívar de Paraguay, quienes dentro del cono sur son los más potentes y quienes habitualmente ganan los sudamericanos”, explica.

Por si no bastara una nutrida agenda conseguida por sus grandes actuaciones, a mediados de junio estará la Supercopa Metropolitana entre el campeón de la Elite y Metropolitana 2016. Ya se conoce rival: será El Barrio, a un solo partido en Círculo Trovador de Vicente López. La pregunta entonces entre tantos compromisos, apunta a los objetivos cercanos.

“Desde lo deportivo hay diferentes objetivos dependiendo de qué tira o primera hablemos. En la mencionada recién, son diversos. Primero es volver a alcanzar las finales, tratar de mantenernos entre los cuatro primeros en la División de Honor porque siempre nos va a permitir jugar ese tipo de torneos, los de mayor jerarquía del país. En cuanto al Sudamericano, será una primera vez; quizás aún no está en los planes ganarlo si bien está claro que uno siempre viaja con el propósito de llegar lo más arriba posible. Pero apuntamos a sumar la experiencia necesaria contra rivales profesionales y con el tiempo competir de igual a igual; una final de sudamericano significaría disputar la Copa de las Américas, que la juegan los dos finalistas de la zona Sur y los dos del Sudamericano zona Norte, donde generalmente los equipos colombianos son quienes mandan, porque tienen la Liga Profesional más fuerte de toda América. Llegar allí significaría tocar la cúspide y hasta encarar de otra forma nuestra preparación porque entraríamos de lleno en el profesionalismo. En cuanto a las otras dos tiras, se armaron las primeras para ir ascendiendo paulatinamente”, responde Guido.

La descripción realizada por López en cuanto al roce de Porteño contra oponentes profesionales a nivel sudamericano, sin dudas expone una actualidad de enorme prestigio para nuestra entidad en el Futsal.

“Sin dudas; la referencia del Futsal en Argentina suele ser Mendoza. Tiene los mejores equipos, al mejor estructura más fuerte, con mucho seguimiento de Prensa; si bien no son profesionales, poseen aportes que permiten contratar jugadores de otras provincias. Inclusive algunos de la Metropolitana van allí, tentados con propuestas. Poco a poco, Estudiantil Porteño se está convirtiendo en referencial dentro de nuestra Liga y gradualmente en el país. No solo por los resultados, sino por el significado de la capacitación y formación en las inferiores, consideradas hoy día sin dudas entre las mejores de Argentina. Nuestros jugadores en su gran mayoría forman parte de las selecciones metropolitanas de cadetes y juveniles; en cada plantel de quince jugadores, hay cuatro o cinco de Porteño, además de dominar largamento el espectro local de competencia. Se debe sin dudas al nivel de profesores que disponemos, encabezados por Gabriel Espósito (técnico de la Primera), quien capacitó a varios de sus jugadores y hoy son entrenadores. Pero si, Porteño se ha convertido en una referencia”, culmina diciendo.

Guido López, coordinador de un Futsal que pisa fuerte y es uno de los pulmones del club, inscribiendo su nombre en las competencias internacionales.