Claudio Costa posee una vasta y extensa trayectoria en el Hockey sobre Patines, incluido un paso por la Selección Argentina y siete años jugando en Italia, una de las mecas de este deporte.

Está vinculado al mismo desde muy pequeño, comenzando sus inferiores en Harrods y como jugador de Primera recaló en San Lorenzo de Almagro, donde actualmente lo hace uno de sus hijos, y desde allí, un exitoso recorrido hasta este momento donde llegó a Estudiantil Porteño para dirigir el plantel superior, la reserva y juniors, con enormes resultados que ponen a nuestro club en la cima a nivel nacional y luchando por insertarse con los poderosos en Sudamérica.

“De San Lorenzo me fui directamente a Europa, precisamente a Italia; luego volví y regresé al mismo club para culminar mi carrera como jugador. Permanecí allí un año haciendo el doble rol como entrenador también hasta dedicarme de llenó a esto último, por trece años hasta cumplir un ciclo y decidí irme. Automáticamente recibí un llamado de Porteño a principios de 2015 a través de Favio Porreca. Y desde hace dos años y medio estoy a cargo de la Primera, Reserva y Junior”, cuenta Claudio al comienzo de la charla. Integró el combinado nacional durante un año, y en ese lapso lo contactaron de Italia. El cronista aprovecha y le pregunta acerca si ese país continúa teniendo la Liga más poderosa del mundo, o fue sustituida por otra.

“Yo fui en el año 1987, y en aquel tiempo era muy competitiva, pero había una tendencia económica que nos llevaba a los jugadores querer ir allí. Hoy cambió un poco la mano, esa liga se deterioró en cuanto a la llegada de jugadores respecto a la española, sin dudas hoy la más fuerte a nivel mundial seguida por la portuguesa. Igualmente hablamos en un contexto de competencias muy poderosas”, afirma.

Momento de retornar a la actualidad de nuestra entidad, y preguntarle acerca del progreso real en cuanto a resultados donde puso a Porteño dentro de una metamorfosis que hoy lo halla entre los protagonistas argentinos y líder en el ámbito metropolitano.

“Cuando llegué en 2015 para hacerme cargo de los equipos mencionados, se estaba produciendo un recambio generacional con jugadores que emigraron a otros clubes, otros dejaron debido a una edad avanzada y se apuntó a la cantera interna, jóvenes de 17 y 18 años. Lo tomé como un lindo desafío porque conocí al grupo, todos dotados técnicamente, con ganas y pasión por este deporte; eso me tonificó e insufló energías para afrontar este nuevo proyecto. Empezamos a trabajar, sin dudas ayudó que ya tuvieran una idea muy clara, siempre jugaron bien; entonces se fueron implementando pequeñas cosas , agregando a su aporte el plus para potenciarlos aún más. Gracias a Dios se lograron campeonatos en las tres categorías, hicimos muy buenos papeles en los Argentinos. Con la Mayor en 2016 perdimos la final Sudamericana. Too eso me motivó a continuar con estos muchachos porque son un grupo extraordinario por sobre lo deportivo y se suman a la subcomisión, dirigentes y padres para conformar un ámbito donde me decidió a quedarme y seguir”, expresa Claudio.

Respetuoso de los procesos anteriores a su llegada, mantiene idéntica postura cuando se le pide cómo encontró al hockey en el club a su llegada.

“Mirá, no conozco la interna de lo sucedido diez o quince años atrás; sí puedo decirte que en mi etapa de jugador enfrenté infinidad de veces a Porteño, asimismo como entrenador de San Lorenzo, tenía buenos equipos pero tampoco estaban para pelear campeonatos. Siempre estaban en la discusión pero existían rivales más fuertes. No recuerdo si tuvieron resultados trascendentes, pero te reitero: no estando dentro de la institución como ahora, no puedo opinar con fundamentos”, expresa.

En 2016 se cierra con una epopeya del equipo Superior, llegando a la final del Sudamericano realizado en Mendoza.

“Adquirimos el derecho de participar por haber tenido una buena clasificación en el Argentino. Fuimos a participar en la cancha del anfitrión, Andes Talleres; llegamos al cotejo decisivo, perdiendo 1-0 sobre el final contra los locales, en un desarrollo muy parejo. Nos hicieron el gol restando tres minutos; pero conseguimos el subcampeonato, un gran logro”, dice Costa.

Para culminar, unas palabras sobre el 2017 de Estudiantil Porteño.

“Estamos jugando el Metropolitano, acaba de terminar la primera rueda; este sábado jugaremos el cotejo inicial de la segunda. Marchamos primeros, con varios puntos de ventaja sobre el escolta, perdimos un solo partido. Igualmente en el Junior, estamos en la punta compartida con Harrods; y similar a la Primera perdimos un encuentro. La reserva no viene muy bien, pero no baja de la sexta posición. Venimos de jugar el Argentino en abril, culminamos sextos y se verá si obtenemos la plaza para volver al Sudamericano a fines de año, el cual tengo entendido se desarrollará en Colombia. Veremos entonces como terminamos esta segunda rueda e intentar conseguir otro título en Primera División”.

Claudio Costa. El padre de la criatura, un Estudiantil Porteño codeándose con lo más granado del Hockey sobre Patines argentino y sudamericano.