La emoción primó en la noche del viernes de manera fuerte en la cancha de Estudiantil Porteño. Movilizados por el duro trance de Lautaro Herrera,

cerca de 300 personas se acercaron y a su modo, colaboraron, participaron y presenciaron el encuentro amistoso entre el local y Sportivo Haedo, con el único fin de poder recaudar dinero y así ayudar a Goxi, quien debe encarar durante un largo trance de su vida una recuperación lenta tras el acv sufrido mientras trabajaba, hace tres semanas atrás. El destinatario de la noche fue la primera persona en ingresar al rectángulo, e inmediatamente los presentes se pusieron de pie y le dispensaron un fuerte y cerrado aplauso. Con sus dificultades físicas a cuesta, llegó a mitad de cancha y esperó el ingreso de los dos equipos, quienes portaron un banner alusivo.

El cotejo resultó una anécdota, porque el propósito era estar y ayudar al joven de 24 años; por eso, no solo colaboraron con dinero puesto en la alcancía a la entrada del estadio, sino tortas, empanadas, sandwichs para vender y engrosar la recaudación.  Con respecto a las rifas que sorteaban las camisetas donadas por Ferro Carril Oeste, San Andrés y Obras, junto a la pelota firmada por figuras de la Liga Nacional, las encargadas de venderlas a cinco pesos retornaban a los pocos minutos, porque algunos asistentes compraban 20 números. El deseo por colaborar era el actor común entre quienes se acercaron a la entidad ubicada en la calle Barcala.

La difusión inmediata del accidente sufrido por Lautaro, caló hondo en muchísima gente, y como ejemplo testigo estuvo el caso de un joven radicado en Gualeguaychú, quien en la época donde Herrera estuvo en Porteño entrenó y jugó allí. Se vino con la familia desde la ciudad entrerriana, abrazó a sus ex compañeros, compró rifas, camisetas y colaboró con el único incentivo de ser parte de una noche inolvidable, plagada de sentimientos fuertes. También estuvo otro muchacho de Haedo, quien con los sorteos se adjudicó la camiseta de Ferro; cuando finalizó el encuentro, se acercó a Goxi y se la regaló.

“Fue impresionante, habían más de 300 personas, una fiesta hermosa. No tengo palabras para definir lo vivido, pudo estar Lautaro, nos embargó una gran emoción; me costó conciliar el sueño rememorando cada instante. El objetivo se cumplió, gracias a Dios se recaudó bastante dinero, más de lo esperado y mañana (por el domingo) se lo entregaremos a la familia. Estudiantil Porteño se portó como un grande, un agradecimiento eterno hacia ellos, en el compromiso por organizar todo y ayudarnos de una manera increíble. Te pido por favor menciones al dirigente Marcelo Belloni, un tipazo que no dejó escapar ningún detalle y con su esmero permitió disfrutar una noche perfecta. Fue el mentor de todo esto y puedo decir que en el transcurso de la semana, la vida me regaló otro amigo”, comenta con los resabios emocionales de la jornada transcurrida pocas horas atrás Osvaldo García, coordinador general del básquet en Sportivo Haedo y entrenador de la Primera Flex, equipo donde jugaba Lautaro.

“Conmovió las ganas de colaborar por parte de la gente”, responde el mencionado Belloni. “Nunca había vivido algo similar, fue hermoso, porque la verdad no esperábamos una respuesta tan grande. Vale la pena trabajar en los clubes porque te das cuenta del material humano en los mismos. Hasta no pasar una situación como esta, no tomás dimensión real de los recursos solidarios existente en las instituciones”, agrega.

Cuando terminó el cotejo, ambos planteles se acercaron a Goxi, le entregaron una camiseta firmada por todos los protagonistas que estuvieron en el rectángulo. Cabe destacar también el aporte de los jueces David Schkair, Diego Monti y Sebastián Moncloba, quienes dirigieron de manera gratuita.

Si bien el dinero recaudado superó las expectativas iniciales, la vida continúa, y por eso la consulta final a García es si en el futuro está la posibilidad de repetirlo con otras entidades para seguir ayudando a Lautaro. Y responde:

“Estuvo presente la gente de El Palomar y nos comprometimos a organizar dentro de dos o tres meses otro evento similar. Como dije cuando se dio a conocer esta situación, toda ayuda por parte de los clubes y personas en general, será bienvenida, porque no queremos descuidar a Goxi en este momento delicado”.

Hubo fiesta en Ramos Mejía, con el fin de ayudar a un joven jugador de básquet, quien la está peleando y necesita la ayuda de todos. Estudiantil Porteño y Sportivo Haedo dieron el primer paso.