Lo primero que refleja Nacho Alvarez desde Trelew, donde está junto a sus compañeros de Cadetes disputando el Argentino de Clubes, es un enorme respeto hacia quien lo entrevista. “Gracias por haberme elegido para hacer una nota; es un orgullo”, confiesa con una mezcla de felicidad y buenos modales. Entonces, en la previa al tercer partido por el grupo que Estudiantil Porteño integra, donde se medirá ante La Amistad, se toma unos minutos para charlar acerca no solo del torneo, su actualidad goleadora, sino en esta posibilidad de poder representar al club en el sur de la Argentina.

“La verdad es hermoso, se te llena él corazón de alegría, de emoción, estar viviendo esto. Es único y poderlo compartir con tus amigos de casi toda la vida lo hace mas especial todavía. Mas allá de la sensación individual de poder entrar a la cancha a jugar, hacer un gol, defender una pelota o atajar, dejar la vida por el club que uno ama, la verdad no se puede igualar. Pero como también hablé con mis amigos, nada de lo que se haga adentro de la cancha es por uno mismo, sino que todo se hace en equipo, pensando en tus compañeros, no todo saldrá a la.primera pero este es un deporte donde si no es la primera será la próxima y si no la próxima y así. Personalmente creo que somos una familia tanto dentro como fuera de la cancha; es un orgullo representar al club y poder mostrar que Porteño es una familia”, comenta Nacho entusiasmado, y con lucidez a pesar de sus escasos quince años.

Su mamá Marta Stefanelli lo está acompañando en esta aventura, y tiene palabras de agradecimiento no solo para ella, sino para el resto de su familia.

“Le quiero mandar un abrazo a mi papá (Marcelo Alvarez) que me apoyó siempre, a mi hermano Tomás que aconseja y me apoya; y nada una abrazo a toda la gente que quiero. También le quiero agradecer a  mi mamá todo lo que esta haciendo por mi y por mis amigos”, expresa.

Momento de preguntarle como ve el nivel de los rivales, no solo a los enfrentados, sino los de la otra zona.

“Son todos equipos muy fuertes, pero creo que nosotros estamos preparados para sacar él torneo adelante; son muchos equipos y cada uno juega distinto, pero aunque seamos buenos técnicamente sin un buen DT nosotros no podríamos conseguir lo que estamos logrando”, afirma, y agrega referido a ello:

“Parte del merito es para ellos Miguel Tapia y Santiago Romano,porque ellos son quienes nos ordenan dentro de la cancha nos preparan físicamente y nos enseñan a sacar adelante los partidos, en base a su experiencia y conocimiento”, asegura este pivot oriundo de Ramos Mejía que estudia cuarto año en el Colegio Fátima en Lomas del Mirador. “Soy un alumno promedio nada fuera de lo normal”, admite con sinceriad, y junto a su recurrente respeto, se lo hace querible.

Habla sobre sus compañeros y se define a si mismo como jugador.

“Tenemos un buen plantel decidido a ganar, contamos con jugadores habilidosos, grandes defensores, un gran arquero, goleadores, y sin duda un par de cábalas. Juego de pívot, soy de jugar mas fuerte que rápido y de espadas al arco contrario, pero mas que todo arriba de delantero. Esperó hacer mas goles para él equipo y seguir sumando, le quiero agradecer a Federico Godino por haberme prestado su camiseta, porque vino con magia”, expresa de modo risueño.

Para el final, otra vez su agradecimiento por la posibilidad de salir con una nota en la página del club.

“Esto es de las cosas mas lindas que te pueden pasar con 15 años, muchas gracias por haberme elegido a mi habiendo tantos en él plantel, es un orgullo; les quiero agradecer al club y a toda la gente que nos está apoyando”.

Nacho Alvarez, el goleador entrañable de los Cadetes que nos están representando en Trelew.