La Tira A del básquet está jugando desde hace siete años en la división más alta de la Federación Metropolitana. Entre sus categorías, sin dudas la U19 está realizando una enorme campaña que lo lleva a solo cuatro fechas por concluir la fase regular, estar peleando por una clasificación al Argentino de Clubes. Generalmente en esta categoría esos cupos están reservado para los gigantes como Boca Juniors, River Plate, Obras, Lanús y Ferro, los clubes más poderosos; pero nuestros muchachos están firmes en poder entreverarse entre ellos, y con varias victorias en las últimas semanas, incluida una ante Ferro en un épico juego, se mantienen en la pelea alta.

En solo una semana y media, vencieron a los de Caballito, Temperley, Ciudad de Buenos Aires y una muy festejada este pasado miércoles como visitantes de Ramos Mejía. Justamente, el partido ante el clásico rival, es el inicio de conversación con Marcos Revello, una de las figuras del equipo conducido por Matías Izzo.

“Estuvimos 19 puntos arriba si no me equivoco, pero en un abrir y cerrar de ojos se nos acercaron; en los últimos cinco minutos no hubo diferencia de puntos de mas de 4/5 , se nos dio a nosotros. Creo que jugamos mejor y dominamos la mayoría del partido. Pero si, sin dudas por un momento pensé que se nos podía escapar, principalmente porque en ese último cuarto metían todo lo que tiraban. Lo supimos controlar, no desesperarnos, y cerrarlo a nuestro favor ganando por dos (65-63)”, comenta minutos después de participar con el plantel superior de una abultada victoria 90-41 contra Nolting de Ciudadela, y asi mantenerse en puestos de Copa Metropolitana, instancia a jugarse en la segunda parte del año, con los treinta y dos mejores conjuntos de FeBAMBA.

Momento de preguntarle por esta instancia donde consiguieron triunfos trascendentes.

“Jugamos demasiado bien, metimos cuando teníamos que meter, cada uno hizo su rol y muy bien y defendimos con mucha energía la mayoría del partido; eso nos llevó a la victoria frente a rivales durísimos como Ferro y Temperley”. Mañana sábado debían jugar contra Obras en casa, pero los de Nuñez pidieron postergarlo por tener dos jugadores en la selección que está disputando el Mundial de Egipto de la categoría. Si bien resta confirmar fecha, Marcos no pierde el horizonte de querer disputarlo ya.

“Estamos muy metidos con ese partido, tienen muy buen plantel, pero tenemos la ventaja de ser locales y vamos a ir por todo; es lo que más buscamos”, añade.

Uno de los síntomas del crecimiento constante de Estudiantil Porteño en el básquet metropolitano, se puede sintetizar con este ejemplo; algunos años atrás, si se perdía contra este oponente u otro similar por treinta puntos, la resignación llevaba cierta satisfacción por enfrentarlos. Ahora, en la primera rueda se cayó por diez y los rostros denostaban bronca porque la sensación es estar jugándoles de igual a igual.

“Se nos escapó al final, dominamos la mayoría del partido y era para nosotros, pero no se nos dio, cerraron mejor el juego. Tenemos mucho hambre de ganar, no somos el mejor equipo ni tampoco el peor, jugamos hace varios años juntos, nos entendemos bastante y siempre vamos por el mismo objetivo: estar siempre lo mas alto posible”. comenta.

Juega de ala pivot, un 4 como se define en este deporte, pero ha sabido desempeñarse como pivot (5) e incorporar fundamentos de esa posición que sin dudas lo ha enriquecido como jugador. Versátil al momento de acatar las órdenes de sus entrenadores (Matías en las formativas, Juan Ignacio González en Primera), define el sentimiento general de unos Juveniles posicionados desde hace varios años entre los candidatos:

“Estamos preparados! Nos veo bien este año, ojala se nos de, vamos a ir por eso cueste lo que cueste”.

Marcos Revello. Parte de un conjunto sólido y en el mejor sentido de la palabra, irrespetuoso de los poderosos. Se siente uno más, y cada fin de semana lo demuestra en cualquier cancha de Capital Federal y Gran Buenos Aires.