La historia no la escriben solo los que ganan. Y si eso fuera cierto, se hace lugar al que eso significa que hay otra historia. Y sino que la digan estos Cadetes de Estudiantil Porteño, quienes en el Nacional de Clubes de Fútbol disputado en Posadas, quedaron afuera de la final por la lotería de los penales y eso los llevó a jugar por el tercer puesto.

Y allí, se enfrentaron a Universidad de Cuyo, de Mendoza, y la goleada 4-0 dejó establecido que los dirigidos por Tomás Lacquaniti estaban para muchos más. ¿Escribimos desde el partidismo? Puede ser, pero en ese caso, nos remitimos entonces a los organizadores del torneo, quienes al momento de la premiación, eligieron a Agustín Alvarez como el Mejor Jugador del Torneo. Si, ni del campeón ni del subcampeón; el más valorado terminó siendo uno del tercero, porque quedó clarísimo que Porteño fue el conjunto de mejor juego, y solo la diferencia de un penal le privó de consagrarse como campeón.

Por eso, nuestras mayores felicitaciones a los chicos, y desde este espacio, la gratitud por dejar el nombre de nuestro club en lo alto. Un resultado eventual no cambia en lo más mínimo el concepto que nos generaron. Y un profundo orgullo.

Los goles del partido fueron convertidos por Ignacio Scocco, Agustín Onorato y Gastón Kornmacher en dos ocasiones. Nacho, además, recibió el galardón a goleador del certamen.

Felicitaciones, Chicos!!!!!!