Este viernes, los Juveniles del Básquet tendrán la posibilidad de clasificar al Argentino de Clubes. Enfrentarán desde las 20 horas a Boca Juniors en calidad de visitante y el ganador accederá a la cita nacional.

Para entender el contexto de lo que significa esta categoría, generalmente los cruces de clasificación quedan reservados para las instituciones poderosas, que arman sus planteles con jugadores reclutados en todo el país, y varios de ellos no solo participan de la Liga Nacional, sino también son llamados de manera recurrente a los seleccionados argentinos.

En medio de esos clubes poderosos (Obras, River Plate, Boca Juniors, Lanús, Ferro Carril Oeste), se insertan estos chicos criados en nuestra institución, y allí radica el enorme mérito del proyecto donde la prioridad por nuestras formativas refleja no solo el crecimiento, sino el estabilizarse entre esos nombres ilustres.

Matías Izzo es el entrenador de las divisiones inferiores, y por eso en la previa al trascendental choque del viernes en La Bombonerita, hablamos con él sobre ese juego y la marcha en el TOP 20, certamen de elite en la Federación, donde Porteño está a pocos pasos de clasificar a la Zona Campeonato, reservado a los diez mejores de Capital Federal y Gran Buenos Aires.

“Es una instancia muy linda de jugar. Después de tantos años poder competir por ese lugar en la categoría U19, la cual suele ser la mas difícil, por el hecho que mencionás sobre los jugadores que se inician en el profesionalismo de la Liga Nacional. Es una satisfacción grande para todos poder haber metido al club en esa disputa con los poderosos”, comenta en la tardecita desapacible del incipiente agosto. Y agrega:

“Es un momento único. Ojalá sea perfecto del todo y podamos ganar el viernes. Es una linda camada que también clasificó a esta misma instancia cuando eran U17. Se lo merecen”.

La parada no es sencilla. Boca Juniors posee un plantel de diseño, con varios de sus jugadores traídos de diferentes puntos del país y un reclutamiento constante dentro de los límites que converge en la Federación. Sus planteles son armados para participar de estos eventos argentinos.

“El partido es difícil. Somos conscientes que no somos favoritos. Pero también sabemos que si jugamos como lo venimos haciendo somos un equipo complicado de enfrentar para cualquiera.. Y nosotros creemos en nuestras chances de poder ganar..”, afirma, y en la repregunta sobre si la diferencia real esos equipos la hacen no tanto por la calidad técnica de sus titulares sino además por la longitud de su banca, responde:

“Las dos cosas. La diferencia está mayormente en los chicos reclutados; el nivel parejo de U17 y U19 por lo tanto son varios, como por ejemplo los jugadores a disposición y la altura de los mismos”.

El ejemplo mas inmediato fue el de hace dos semanas atrás, cuando ante Obras en nuestra cancha se jugó la posibilidad de quedar primeros en la zona. Por momentos, el rival abrumaba por el promedio de estatura de su quinteto, y ante la mayor rotación, se quedaron con un partido que durante muchos minutos estuvo parejo en el tanteador.

Momento entonces de hablar sobre el balance que deja esta primera mitad de año en el TOP 20.

“Es muy positivo, faltando tres fechas estamos muy encaminados a la clasificación al TOP 10. Con un buen crecimiento de los chicos. El único punto débil probablemente fueron las lesiones en U17, por el cual no pudimos nunca tener equipo completo ni poder ensamblarlo”. admite. De todos modos, mas allá de esa contingencia, lo mejor tal vez radique en que los adversarios no se sorprenden del nivel de Porteño, y sepan de antemano que ocupará una de las plazas al Campeonato entreverado entre los poderosos. Una sana costumbre en los últimos años.

“Logramos una identidad como club, un respeto de otros.. Y los chicos se acostumbraron al nivel”, comenta Matías escueto, sin necesidad de agregar más. Porque sus equipos hablan en las canchas y no solo los jugadores, sino el club se acostumbró a la sana idea de pelear deportiva contra los mejores. Y Porteño ya es uno más de ese grupo elitista.