Hace unos días se realizó el desafío de los chicos que practican Tenis en nuestro club, aún sin competir oficialmente, contra Kauri, el complejo privado que administra Diego Ansolabere, un amigo de nuestra institución. El propio Diego lo organizó junto a Luciano Baimbler, y se tratan de unas competencias amistosas efectuadas aproximadamente de manera trimestral.

Aprovechamos para hablar con Ansolabere, para de ese modo interiorizarnos acerca de esto desafíos y la labor de nuestros profesores con los chicos de entre 12 y 15 años que continúan preparándose en los fundamentos de esta disciplina.

“Junto a Gustavo Betold somos los profesores del Club Kauri, el cual está ubicado en Triunvirato y las vías, en el límite de Ramos Mejía y Villa Luzuriaga, desde hace cuatro años, donde logramos formar un  grupo de entrenamiento con chicos sub 14, sub 16 y sub 18; por ahora en etapa recreativa ya que no son federados. Entonces, como no ay una liga de competencia, necesitamos que se vayan fogueando con equipos de escuelas de la zona, y por eso jugamos contra Estudiantil Porteño por segunda vez”, comenta Diego sobre la actividad en su Club, para luego especificar los desafíos ante nuestra entidad.

“Obviamente estuvieron más arriba en el nivel porque algunos de ellos ya son federados, pero de todos modos las repercusiones fueron muy buenas en nuestros alumnos por la motivación que les genera en seguir entrenando, porque eso les da mucho más sentido a lo que podemos pedirle de ahora en adelante. Porque ellos mismos se ven reflejados en lo que les falta y les sale muy bien.  Además de hacerlos jugar para foguearse, también se puede chequear la distancia en la que se hallan de un ideal de jugador en la competencia de esa edad; no solo en lo técnico y estratégico, sino otros dos factores fundamentales en el tenis actual: lo físico y mental”, expresa, para agregar:

“Un tercer objetivo mayor, del cual estas son las primeras partes como disparador, es organizar un interclubes zonal con jugadores no federados; porque hay una gran cantidad de chicos no solo en nuestro club sino en otros, quienes siguen el proceso para llegar a tener las cualidades de participar en competencias oficiales”.

La idea es seguir de manera periódica los amistosos contra Estudiantil Porteño, buscando foguear a los alumnos y así acceder a la posibilidad de hacer diagnósticos técnicos de cada uno de ellos. para saber como trabajar en ellos y llegar a competir en certámenes federados.

“Ven ahora la necesidad de tener un preparador físico, y eso es uno de los aspectos rescatables del desafío con un club importante como Porteño. Medirse contra otros, conocer otras escuelas de tenis, mostrarse en función de equipo, y sobre todo, que ellos vayan armando grupos humanos, donde no solo van a los horarios de clase, sino se juntan, disfrutan tomar algo, comer, fortalecer los vínculos, y conseguir su propia autonomía”.

Pasó entonces otra actividad con el club amigo Kauri, y nuestros alumnos también pudieron combinar diversión, competencia y aprendizaje.

Felicitaciones a los pequeños tenistas y a los profesores por el trabajo con ellos!!!