En la Selección de la Federación que compitió la semana pasada en San José, Entre Ríos, por una nueva edición del Campeonato Argentino Sub 15, fueron parte del equipo Almendra Veiga, con quien hablamos hace dos días, y GianellaGareca; ambas pertenecientes a nuestra institución en la Tira que compite en la divisional B, donde marchan en la quinta posición de la tabla general.

Gianella, a pesar de tener solament 15 años, integra las plantillas Sub 19 y Sub 21, lo que demuestra su enorme proyección dentro de la estructura de los equipos dirigidos por Rodrigo.

“Arranqué a jugar alrededor de los 9 años en Porteño. Un día mi papá me llevó al club y yo, sin entender, entrené. Luego de varias prácticas lo decidí: era el deporte que más me gustó entre todos los otros que había probado, entre ellos el hockey y cestoball”, comenta esta opuesta, hija de Dorina y Facundo, hermana mayor de Adriano, de ocho años.

“Entrené primero con lo que sería tira B, con María y Ariel, y una tarde mi entrenadora me dice de ir a entrenar en “la cancha de abajo”; yo con menos de un año jugando ni siquiera sabía la existía de otra cancha en el club. Apenas entré estaba descubriendo un mundo nuevo, con jugadoras mucho más grandes a lo acostumbrada a entrenar, María me dijo de ir con Rodrigo; me lo describió como un pelado, sin mucha vuelta. Debo aceptar que mis primeros entrenamientos me daba miedo (risas), admite con naturalidad esta estudiante del Colegio Eucarístico de Jesús, en Haedo, donde cursa con orientación en Economía, aunque si bien no se decidió, le gustaría en momentos universitarios hacerlo en Medicina.

Hubo un momento donde dejó de estar en Porteño, y partió a la Universidad de La Matanza. Explica las razones, muy simples.

“Fui simplemente para probar algo nuevo, la Universidad está en la A, y quería probar un “cambio” de calidad en el juego; además mi mamá trabaja ahí, así que en parte también se nos hacía cómodo ir”. Agrega al respecto:

“A los 12 me empezaron a entrenar como central en lo que sería Sub16 en ese momento; al principio no me gustaba mucho, después le fui agarrando la mano. A los 13 empecé a entrenar en la UNLaM, volví a mitad de año, y pase más de seis meses solo entrenando; ahí arranque a ser punta/opuesta y así el año pasado pase a estar en esas dos posiciones”.

Cuando se la consulta sobre sus compañeras de categoría, las Sub 15, sobre el actual liderazgo, afirma:

“Ya desde el año pasado se veía el equipazo que íbamos a tener este año; yo dejé de entrenar dos meses por razones personales. Ahora estoy entrenando y jugando en Sub 19 y Sub 21, sin embargo no me sorprende lo bien que le está yendo a mi categoría; por mi parte ya daba más que aceptado la clase de juego que tenemos por nuestra edad. Es cierto, soy Sub 15, jugué la primer fecha con ellas, cuando dejé y volví a arrancar lo hice en 19 y 21”.

La repregunta es saber la razón de estar en unos equipos con compañeras más grandes.

“Desde chiquita estoy acostumbrada a jugar con las más grandes, ahora mis entrenadores decidieron que es mejor para mí entrenar en esas categorías; además al ver tan bien a mi equipo no hace falta agregar nada más, están perfectas (risas)”, asegura.

¿Cómo se siente al integrar esos equipos actuales?

“Sinceramente al principio es medio incómodo, me pongo nerviosa, en entrenamientos sobre todo. Adentro de la cancha me tomo a mí y a mis compañeras como jugadoras, sin más ni menos edad que nadie, eso me saca las presiones, somos todas compañeras”, cuenta.

La muy buena posición en la tabla general, lleva a preguntar si existe la necesidad de buscar el ascenso a la A, o viene perfecto la posibilidad de asentarse en la actual divisional. Y dice:

“Siempre hay que pensar en llegar a un lugar o puesto mejor, entrenamos para eso. El objetivo de este año fue mantenernos en la categoría y creo que todos nos sorprendimos a la hora de contar puntos y quedar en ronda ascenso”, asegura Gianella, quien en sus tiempos libres posee como hobbie pintar mandalas. “Me despeja y siempre que tengo un tiempito libre me pongo pintar alguna”.

Momento de hablar sobre la experiencia reciente de integrar la Selección Metropolitana.

“Simplemente fue hermoso, una experiencia que recomendaría a cualquier persona con posibilidades de vivirla; fui muy nerviosa y me terminé llevando sorpresas hermosas. A pesar de salir séptimas, conocí personas geniales, a un entrenador quién me dejo marcada muchas cosas y la sorpresa de la convocatoria a la concentración el mes que viene en Santa Fe para la Selección Nacional Argentina. En realidad fui a la convocatoria sin haber entrenado por dos meses, no tenía mucha fe de quedar, pero mi cuerpo me perdonó haber dejado la actividad por ese tiempo. Me sorprendió más por un tema de resistencia”.

Almendra contó en su nota acerca de las palabras del entrenador, quien las desafió a seguir involucradas en el voley, porque de hacerlo tendrían un buen porvenir. Gianella asiente.

“Nos dijo que teníamos las habilidades y solo es decisión nuestra de hacernos la pregunta “hasta donde quiero llegar?”. Y si, me gustaría llegar al lugar más arriba posible, me gustaría jugar en la Selección; para eso debo siempre tener los pies en la tierra y entrenar para mejorar día a día”, asegura.

Gianella Gareca, viene de vivir unos días inolvidables representando a la Federación, y ya palpita la inigualable experiencia de integrar inicialmente una Selección Argentina.