Estudiantil Porteño cayó en la noche del jueves frente a Caza y Pesca como visitante; pero el semblante del cuerpo técnico y jugadores no fue de desánimo, porque jugaron en Don Torcuato ante uno de los candidatos, un gran equipo con refuerzos de real valía. Y además, el domingo derrotaron en su cancha de Ramos Mejía a Club Morón, con una actuación colectiva prácticamente sin fisuras ni puntos bajos, que le permitió vencer por un amplio margen a un contrincante muy bueno.

Esos dos juegos, además, lo afrontaron con muchas bajas, y de hecho contra los de Castelar no presentaron ninguna ficha mayor porque los cinco jugadores (Javier Sánchez, Juan Ignacio Dameli, Ignacio Del Peral, Lucas Curiale y David Alonzo) estaban lesionados. En la última jornada, solo este último se agregó a una plantilla conformada por U21, U19 y hasta un U17, y durante dos cuartos y medio pudieron jugarle en igualdad de condiciones contra el Tiburón. Luego, el mayor oficio y banca larga volcó la balanza hacia el local. Ahora, el domingo llega hasta el rectángulo de la calle Barcala nada más y nada menos que José Hernández, actual puntero e invicto de la zona 2, con un plantel fuerte y poderoso.

Sobre lo acontecido y venidero, hablaron Esteban Belloni e Ignacio Spagnuolo, dos de los integrantes de la juvenil armada capeando la parada mientras esperan la recuperación plena de sus compañeros más grandes.

“En cuanto a los dos partidos últimos partidos que jugamos, se dio la particularidad de tener un gran número de lesionados. Fue una situación muy atípica tener seis jugadores lesionados. Era y es una linda prueba para ver en que lugar estamos los más chicos, ver donde estamos parados y si realmente podemos jugar una buena cantidad de minutos en un torneo competitivo y hacerlo de buena manera. Creo que dimos una respuesta muy buena, no solo por lo realizado, sino por la soltura, la responsabilidad de seguir manteniendo una idea de juego, de jugarle de igual a igual a jugadores de trayectoria y de ligas nacionales. Era un lindo reto y sorprendimos con 7 u 8 jugadores (dentro de ellos un cadete) a ese nivel. Eso habla de un trabajo serio y del esfuerzo que estamos haciendo los mas chicos. Hoy nos sentimos capaces de jugarles y enfrentar a quien se nos ponga enfrente”, desliza el Bocha Belloni, uno de los referentes en la camada que asoma por debajo de los experimentados.

“Para mi, ayer jugamos un partidazo, más allá de las bajas y el poco dominio interno que teníamos; le hicimos partido hasta el último cuarto. Los 16 puntos de diferencia son falsos porque no hay tanta ventaja entre ellos y nosotros; tuvieron mucho más rebotes ofensivos, eso les dio varias oportunidades  de gol y además sus porcentajes de tiro fueron mejores que los nuestros; no tuvimos una noche muy afinada con el aro, pero estábamos muy confiados, y sabíamos que aunque nuestro equipo era joven le podíamos hacer frente a cualquiera. No teníamos duda de afrontar un juego peleado” añade Nacho, el jugador franquicia de esa generación de Porteño, con el lustre de haberse consagrado subcampeón en el Mundial 3×3 del 2015 efectuado en Hungría.

Spagnuolo, además, habla del cotejo ante Morón, cuando todo les salió de acuerdo a lo planificado por el entrenador Juan Ignacio González.

” Ese fue el partido donde se vieron el trabajo de todos desde hace juntos muchos años, supimos hacerle frente a un gran equipo como Morón, y ganarle con mucha categoría”.

Esteban agrega:

“Totalmente, fue un nivel muy alto el cual jugamos; hasta notorio para nosotros. Era importante por el juego que veniamos de perder por conferencia (frente a Sarmiento de local) y las bajas sumadas en esos días cercanos al partido. Fue bueno ver esa respuesta y poder jugar a ese nivel en un torneo Prefederal, no es poco.

Frente a Caza y Pesca, no solo se midieron contra un rival fuerte, sino entre sus filas estuvo Alejandro Pappalardi, quien  fue una de las figuras descollantes del Estudiantil Porteño campeón de la edición 2015, cuando ambos transitaban su último año en las formativas dentro del TOP 20.

“Una gran satisfacción; en el 2015 lo veíamos jugar y aprender de su nivel y jerarquía. Y ver que hoy podemos hacerle partido hasta el último momento, nos llena de alegría a todos. Ahí te das cuenta el progreso del grupo, mejorando todos y que el proyecto del club está dando resultado”, afirma Ignacio. Esteban refuerza el concepto de su compañero:

“Era una prueba importante medirnos contra quienes fueron los campepnes de Capital y con refuerzos de calidad, entre ellos Pappalardi. Hacerle partido durante gran parte del juego y por momentos ser superiores habla de que estamos manejando un nivel muy bueno, en el cual queremos seguir mejorando”.

Sobre el puntero Hernández, próximo escollo de local, Spagnuolo agrega:

” El domingo que viene le vamos a hacer mucha fuerza a José Hernández, y hasta podríamos dar una sorpresa, sólo debemos jugar a lo que sabemos”.

Con esa convicción, Belloni y Spagnuolo reflejan la misma confianza de sus compañeros. Y esperan por los de Mataderos para dar el gran golpe.

 

FOTOGRAFÍA: Matías Sentis