Matías Izzo desde hace cuatro años es el coordinador de la Iniciación Deportiva en Estudiantil Porteño.

La Iniciación deportiva es la primera de las etapas del desarrollo deportivo, la cual abarca de los 4 a los 12 años de edad. Se podría decir que coincide con la etapa escolar de Educación Primaria. El objetivo de esta etapa es construir la base, mediante el desarrollo multilateral, para que posteriormente los sujetos puedan especializarse con éxito en el deporte elegido, asegurándose un gran bagaje motriz, buenas capacidades coordinativas y equilibrio y un desarrollo armonioso en las capacidades físicas básicas.

“Lo chicos se dividen en dos grupos con dos profesores a cargo cada uno y allí se les da una orientación de cada deporte que se practica en nuestra institución, junto a bastante recreación. Funciona de marzo a diciembre, y los días son martes a viernes de 17.30 a 19.30 horas. Los martes y jueves los chicos hacen actividad de campo, mientras que los miércoles y viernes son clases de natación. Aquí, de acuerdo a las edades, van aprendiendo con sus respectivos profesores, ambientación en el agua, y a medida que crecen y avanzan, aprenden los diferentes estilos de natación”, cuenta Matías, haciendo un resumen de lo que trata la actividad, en pleno receso hasta que comience la temporada una vez comenzada las clases.

Actualmente, asisten entre 50 y 60 niños; el número crece por el boca a boca y es una actividad en permanente expansión.

Matías se explaye en referencia a lo pretendido en la enseñanza de los chicos.

“Se apunta mucho a lo social, a integrarse entre ellos, pasarla bien en el club. Para la mayoría, es lo primero que realizan aquí, entonces apuntamos a familiarizarlos, que se diviertan. Muchos de ellos se van orientando mientras crecen y así van eligiendo algunos de los deportes. Tenemos otros casos donde les gusta venir a la Escuelita porque hacen un poco de todo, juegan, se divierten, y sin elegir ninguna actividad específica, practican todas, y asi se quedan hasta los doce años”.

Al buscar la sociabilización, existen actividades paralelas, fuera de las programadas en la semana. Izzo las enumera:

“Una vez al año hacemos un campamento dentro del club, donde se quedan a dormir, festejamos el Día del Amigo, donde dejamos que vengan con amigos. Casi siempre coincide con las vacaciones de invierno; alquilamos juegos, castillos inflables. Realmente pasamos un gran día todos juntos”.

Matías es el coordinador general, y lo acompañan en esta actividad tan importante para la formación de los más pequeños, Hernán Lospinato, Valeria Mengibar, Florencia Roca como profesores mientras Lucas Rudel es ayudante en la pileta de natación.

Cada año, la Iniciación Deportiva funciona como vínculo de los pequeños y el deporte. Se busca en principio que ellos vayan relacionándose en ámbitos de amistad y compañerismo a la vez que aprenden la cultura del deporte, y así puedan identificarse con alguno de ellos, de los varios que se practican en nuestra entidad, y puedan sumarse a sus entrenamientos. Mientras tanto, juegan, se diviertan y aprenden.