Agustín Gordyn es entrenador de voley en las categorías Sub 13 y mini de nuestro club. Su caso es particular, porque comenzó a dar sus primeros pasos en este deporte a los 15 años, una edad donde la mayoría de los deportistas llevan varias temporadas aprendiendo y adquiriendo conceptos. Sin dudas, con los talentos y capacidades naturales a pleno, porque a pesar de los pocos años que lleva en el voley, no solo integra la primera que compite en la división A, sino también es uno de los responsables de acrecentar la actividad desde las bases de Porteño.

“Estamos haciendo un trabajo de captación bastante intenso, poniéndole toda la pila para crecer en las bases. Llegué a los 19 años; comencé a los 15 en Bella Vista y dos mas tarde dejé por mi carrera universitaria. La completé pasando los 19 y ahí me di cuenta de tener un club cerca de donde estudiaba, por lo que retorné al voley; el club me devolvió la pasión por el voley. Este año cumplo la doble función: jugar y entrenar”, comenta al inicio de la charla Agustín.

 

Si bien de manera más formal lo hizo en Bella Vista, antes participó de torneos junto a los compañeros de colegio en algunos Bonaerenses.

“En esos talleres de voley me di cuenta que tenía algunas condiciones y me empezó a gustar por ese lado; no era un gran jugador pero podía distinguirme un poco y por eso decidí practicarlo para disfrutar una pequeña vivencia en torneos metropolitanos”, añade este punta, con la versatilidad de haber pasado por varias posiciones. Estudió la carrera de martillero y corredor público, como mandato familiar ya que cuentan con un negocio de ese rubro inmobiliario. La USAL le permitió estudiar en la sede de Ramos Mejía (en el colegio Santo Tomás de Aquino) y así fue como se enteró de la existencia de Estudiantil Porteño. Se acercó, averiguó y lo contacta el entrenador Fabián De Valais; desde ese instante, el recorrido hasta esta actualidad. Con respecto a su espacio como jugador, dice:

“El año pasado terminamos cuartos, fuimos a un playoffs parea ascender a la División de Honor; estuvimos cerca pero quedamos ahi. En este 2017  estamos por el momento cuartos, por lo que estamos bien encaminados  con muchas ganas de llegar a buen objetivo. Primero está la etapa regular donde buscamos clasificar entre los ocho mejores para en la segunda parte del año jugar en la mejor etapa, con esos ocho jugando todos contra todos a dos ruedas y los primeros tres ascienden”.

Referido al papel de reclutador, formador y entrenador de los mas chicos, cuenta:

“Por el momento contamos con una docena de chicos; el tema de ser tan cortos de edad cuesta encontrarlos, porque la mayoría se vuelca al fútbol y básquet. Estamos tratando de revertir la situación y aumentar el caudal en voley; por eso le damos énfasis al boca en boca, trabajar con conocidos, hijos de padres que hayan jugado. También hacemos clínicas en los colegios de Ramos, ya lo hicimos en la San Martín y la semana entrante la efectuaremos en la French y mas adelante en el Don Bosco. Planeamos dar una por semana, llegar a congeniar con los directivos para que se transforme en una buena rutina sin discontinuar. El rol de formador es el que más me gusta y poder enseñarles las técnicas a cada chico, además de aprender a disfrutar de jugar este deporte”, afirma.

Cuando se le pide los nombres de quienes trabajan junto a él, menciona a todos, ya que considera al grupo como mancomunado en los mismos propósitos y objetivos.

“Colaboradores somos todos , desde German Urbinati de la subcomisión de Voley, Fabian de Valais el entrenador que me formó y es el actual entrenador de primera junto a los sub 21 y sub 19; Ariel Giorello entrenador de sub 17 y sub 15 , y el equipo de mini masculino y femenino entre ellos Nicolás Ugalde Luciana Bouchet , Fiorella Pizzo, Juan Pablo Costa, entre otros”.

Al hablar de los objetivos, señala:

“El objetivo del Mini Voley es que vengar a jugar y a divertirse, cómo divertirse, aprender y mejorar . Y generar un clima grupal y formar parte de un grupo compartiendo esta vivencia en conjunto, lo cual este deporte lo amerita”.

Los días y horarios de entrenamiento para los más chicos tanto en masculino como femenino, son:

Femenino

– Martes y jueves de 19 a 20 (Minis)

– Martes de 15.30 a 17 (Sub 13)

Masculino

– Lunes, miércoles y viernes de 17 a 18.30 (Minis y Sub 13)

El trabajo es incesante, y sin dudas con esta constancia, los grupos más chicos del voley en Estudiantil Porteño crecerán y serán la base donde se recostarán los equipos superiores. Agustín Gordyn lo sabe y por eso está muy entusiasmado con este nuevo desafío.